22 de junio de 2012

Frases robadas

 

Por la calle oigo a veces fragmentos de conversaciones. Son retazos de diálogos y frases que la gente deja en el aire; palabras sueltas de los demás que escucho por casualidad y que guardo en la memoria como algo muy especial que me hace pensar e imaginar historias. Aquí algunos ejemplos:

[¿En qué momento empezó a cargarnos la chingada? —La verdad, no lo sé, y tampoco me importa]
[¿Es tu prima? —Pues, más o menos]
[Créeme, no llego tarde por gusto]
[Este fenómeno maravilloso de la muerte, irrepetible, además…]
[Te faltó decirles que tienes un marido bien cabrón]
[Y si no quieres sufrir tanto, ¿por qué no te vas acostumbrando a tolerar todas esas cosas que no te gustan?]
[Yo no soy pesimista, lo que estoy es amargado]

 [Perdona que te lo diga hasta ahora, pero es que me acaba de caer el veinte]

[Nada he hecho de utilidad, ni pienso hacerlo] 

[Cada día desconfío más de la gente alivianada… ya no creo en ella; tampoco creo en la falsa gentileza mexicana… Muchos mexicanos estamos hartos de vivir en este país. Pero, ¿a dónde nos vamos?]
[La verdad, ya me cansé de ser siempre el mismo]
[Y por eso pienso así, porque hace mucho que no soy yo]

[No me acuerdo de mi padre; mi madre no volvió a verlo después de que la embarazó de mí]

[Todo es nada]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada